El Tarot y el Viaje del Héroe de Hajo Banzhaf


La historia del heroe, común a diversas mitologías alrededor del mundo y descrita por el investigador Joseph Campbell es una metáfora de la vida. Nos relata como una persona se pone en marcha para dar cumplimiento a la gran tarea. Es la única historia detras de todas las historias. Los 22 Arcanos Mayores son una representación alegórica de este camino que cada persona ha de recorrer en el transcurso de la vida.

Carl Gustav Jung realiza una esclarecedora vision de este fenomeno, en las que nos dice que los temas comunes a estas tradiciones, estan conectados con el alma del ser humano. El psicoanalista suizo denominó inconsciente colectivo a este universo interior. Este nivel psíquico, que conecta a todos los seres humanos, es el de los “arquetipos del alma” cuyas imagenes no se adquieren con la experiencia, sino que “vienen con nosotros”. 


Por tanto, el viaje del héroe es una situacion arquetipica, un conjunto de acciones entretejidas a partir de esas imagenes primigenias y es por esto, que cuando nos encontramos frente a él, nos resulta tan extrañamente familiar, a pesar de sus multiples variaciones. Nos habla siempre de la busqueda, de ir en pos de un tesoro díficil de encontrar. 

A través de los 22 Arcanos Mayores del tarot esta historia ha sido contada en su totalidad a través del denominado “Viaje del Loco”, mostrando además, las conexiones individuales entre las diversas etapas, que se desprenden de la estructura de las cartas.

Entendemos entonces el sentido del viaje del Loco a través de nuestro propio viaje, y éste nos resulta entonces compresible al más profundo nivel. Una persona que es capaz de interiorizar las imagenes arquetípicas del viaje y de reconocer las relaciones existentes en ellas, seguramente encontrará en los Arcanos Mayores una forma fascinante y clara de orientación y ayuda.



De acuerdo a lo descrito por Hajo Banzhaf en su libro “El tarot y el viaje del héroe”, los elementos esenciales del viaje provienen de los movimientos de las grandes luces en el cielo: el Sol y la Luna, principales puntos de referencia del ser humano.

De acuerdo con nuestra percepción, el Sol continúa poniéndose por la mañana y escondiéndose por la tarde y a pesar de los modernos descubrimientos sobre la estructura del Universo, nada ha cambiado esa experiencia. El anillo del horizonte contiene las esferas por las cuales viajan los planetas, y bajo el horizonte, se encuentra el inframundo. 


En la Antiguedad se creía que el Sol, tras desaparecer en el horizonte cada tarde, realizaba un viaje por el mundo inferior y resurgía victorioso del mismo en cada amanecer, al aparecer de nuevo sobre el horizonte, en el lado opuesto del que se habia ocultado. “El ascenso triunfal del Sol cada mañana era, pues, la evidencia de su naturaleza invencible”

El movimiento de la Luna, segunda luminaria del cielo, tenia tambien gran importancia. Al final de su ciclo, y por tanto al final del mes original, la fase menguante de la vieja Luna podía verse por última vez en la mañana, por el horizonte del este. A ello le seguía un promedio de tres noches sin Luna, antes de que la luz pudiera nuevamente verse por primera vez en el horizonte del oeste, al atardecer. En esos tres días y noches, la Luna supuestamente cruzaba el mundo inferior porque, ¿Cómo si no, podría aparecer repentinamente por el oeste tras ser vista ocultándose por el este la última vez?

Este tema puede encontrarse también en los 22 arcanos mayores. Las cartas impares, del I al X, cuentan la historia del Sol a través del cielo diurno, mientras que las pares del X al XVIII, describen el descenso al inframundo y el posterior regreso a la luz. Los momentos de cambio de este viaje estan marcados por el Ermitaño y la Luna. Aunque el cangrejo (Cáncer) puede reconocerse fácilmente en la carta de la Luna (Arcano XVIII) tenemos que consultar la astrologia para saber que el Ermitaño corresponde a Saturno y al signo de Capricornio. Ello quiere decir que estas cartas reflejan tambien los moemntos de los ciclos anuales del Sol: Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio.


Por su parte, Jung ha descrito la evolucion del yo como un proceso de individuacion que implica descubrir y desarrollar nuestra singularidad, permitiendo que aflore la naturaleza individual, a fin de encontrarnos a nosotros mismos y alcanzar finalmente la totalidad. Este camino, comparable al del Sol, puede ser también subdividido en dos secciones, siendo la primera mitad de la vida el momento del desarrollo personal y el crecimiento exterior. 

En la segunda mitad, por el contrario, nos volvemos a nuestro interior y tenemos contacto con la sombra. Quienes han atravesado los dos mundos, llegan al tema final de las últimas tres cartas: Arcano XIX El Sol, el retorno a la luz; Arcano XX El Juicio, el misterio de la transformación y Arcano XXI El Mundo, el paraiso recuperado. 

Este es el resulatdo final del proceso de individuacion: la personalidad unificada, que ha madurado hasta alcanzar la totalidad. El final del camino es el reencuentro con la totalidad, la individuacion.

Fuente tarotsophia.wordpress.com

 El Tarot y El Viaje del Héroe de Hajo Banzhaf

 El Tarot y El Viaje del Héroe de Hajo Banzhaf

Entradas populares