Urano en Tauro, una revolución de valores


Urano ingresó en Tauro en el año 2018 para quedarse hasta el 2026.

El mago del sistema solar simboliza la ruptura con la tradición y el desarrollo de algo nuevo.  Urano es conocido como el planeta del cambio y la innovación, pero también del caos, las revoluciones, la rebeldía, la originalidad, la inspiración repentina y la independencia. 

La energía de Urano choca con las vibraciones de Tauro. El planeta del cambio impulsa la ruptura de viejas estructuras, mientras que el toro gusta de proteger la tradición. Una verdadera lucha de titanes. 

La vida de cada ser humano se ve afectada por el paso de Urano por cada signo y es importante comprender la naturaleza de esta poderosa energía, ser conscientes de su tipo de actividad desde el correspondiente sector del horóscopo que está movilizando para descubrir cuál es la mejor manera de responder positivamente a ella.

Urano en Tauro nos habla de cambios significativos en las artes, los modelos económicos y la banca, la agricultura (métodos de siembra y cosecha), y la relación con la Madre Tierra. Cada revolución o proceso transformador surgirá de la canalización de esfuerzos, y no de una inspiración repentina. Tauro exige determinación para concretar las metas planteadas, algo que deberá tener presente Urano. 

En lo personal, Urano en Tauro invita a las personas a reinventarse y redescubrir su propio valor, evitar la extravagancia en el manejo de los bienes, y sobre todo la terquedad (es necesario abrirse al pensamiento flexible). 

El tránsito de Urano por Tauro marcará una transformación radical en la vida de los Taurinos -Sol o Ascendente-, y los signos de tierra afines: Virgo y Capricornio, de tal manera, que llegado el año 2026, sus vidas serán completamente diferentes a lo que eran en 2018.

El aspecto positivo de Urano en Tauro es utilizar aquello que te hace único (originalidad) para construir objetivos prácticos, que permanecerán en el tiempo. En baja vibración, hablamos de aferrarse a juicios y situaciones, que impiden evolucionar, algo imposible con Urano en el signo porque Urano se empeña en ponernos en contacto con partes inexploradas de nuestra naturaleza. Nos avisa que estamos preparados para emanciparnos o embarcarnos en aquello que nos espera. 

Nos libera de todo aquello a lo que estamos atados por deber, miedo, karma o necesidad; y nos despierta a un independiente estado del ser y a nuestra singular finalidad vital.

 © Sara Shakeel Karl

Entradas populares