Isadora Duncan, carta natal


Aries en el Ascendente. Cuando asciende Aries, signo de fuego, la persona debe enfrentarse con la vida de manera enérgica y directa, porque hay una necesidad natural de ser decisivo, de emprender la acción, de crear y de dirigir el propio destino. Isadora siempre tomó la delantera. Nunca se quedó esperando que las cosas le sucedieran. Su ascendente Aries le permitió ser dueña de una fuerte autoafirmación armónicamente expresada en dirección de sus deseos. Aunque corrió el peligro de ser demasiado dominante o manifiestamente egocéntrica, (expresiones ambas que en última instancia pueden ser contraproducentes) logró sus objetivos de conquista y acción. 

Fué una mujer adelantada a su época con un importante poder de autoafirmación y gran osadía; sobre todo artística al bailar solo con una túnica y descalza. Su capacidad para expresarse a través del movimiento y transmitir emoción en el escenario resultó una fuente de inspiración para pintores, escultores y otros artistas, que intentaron atrapar su esencia.  Su estilo de danza era completamente nuevo y rompía con la rigidez del ballet clásico, además de utilizar música de concierto, que originalmente no había sido compuesta para ser bailada. Isadora, fue pionera en su ramo y alcanzó la perfección siendo su propio maestro, en el que para ella, el cuerpo debía ser translúcido para proyectar el alma y el espíritu. Sus enseñanzas y personalidad son ahora parte importante del desarrollo de la danza.

Sol en Géminis. Duncan necesitó también expresarse verbalmente y recibir reconocimiento por sus capacidades intelectuales. Autora de varios libros sobre danza y de su biografía, era conocedora de un talento cultural músical importante. Dueña de un pensamiento extravagante y libre, decidió nutrirse de una libre y amplia variedad de contactos sociales. Isadora fue pionera en su ramo y alcanzó la perfección siendo su propio maestro, en el que para ella, el cuerpo debía ser translúcido para proyectar el alma y el espíritu. Sus enseñanzas y personalidad son ahora parte importante del desarrollo de la danza.

Tuvo una gran habilidad para atraer el dinero a su vida.  Era dueña de un sentido materialista hacia la vida bastante pronunciado y se vió muy atraída por el alto status y los lujos. Aunque a partir de la segunda etapa de su vida, casada con el multimillonario Paris Singer, heredero de la fortuna de la máquina de coser, el dinero no le faltó pero se le escurría de las manos.  Nunca buscó una salida comercial para su talento y prefirió centrarse en la enseñanza y en la construcción de escuelas, las dos primeras se establecieron en Francia y Alemania. Ambos proyectos los financió su pareja y padre de unos de sus hijos, Singer. Ambos proyectos siempre fueron a pérdida.

Es probable que haya ganado bastante por su propio esfuerzo (tiene un gran Stellium en su Casa II) pero también perdió bastante (Plutón en casa II) y vivió épocas de absoluta falta de dinero, sobre todo en su infancia y en la última etapa de su vida, en Paris donde fué salvada por su gran ex amante y amiga, Mercedes de Acosta.

Júpier en Casa IX. Isadora nació en nació el 26 de mayo de 1877 en San Francisco, California, pero realizó gran parte de su vida en Europa. Eligió el feminismo entre la presión calvinista y el credo católico. Su primer debut profesional fue en 1899 en Chicago, al que le siguieron giras por Europa y Estados Unidos. Daba recitales de danza y estableció escuelas cerca de Berlín (1904), París (1914) y Moscú (1921).  Isadora estaba convencida de que no era su cuerpo el que bailaba, sino su esencia, su alma, su interior. Era amante de los cánones de belleza de la antigua Grecia, de tal modo que en sus actuaciones se vestía con una túnica transparente, con los pies, brazos y piernas desnudos, y con su largo cabello suelto. La escuela le pareció una cárcel, por eso la abandonó. Su verdadera educación fue escuchar cotidianamente a Beethoven, Schumann, Schubert y Mozart. El ritmo y la sensibilidad reverberaban en su alma. El éxito obtenido en Inglaterra le abrió las puertas de los principales teatros europeos, recorriendo Francia, Italia y Grecia. Sus ideas influyeron en la compañía de danza de Serguei Diaghiley; en 1902 compra cerca de Atenas la colina de Cópanos para establecer un templo de la danza, proyecto que no concluyó por cuestiones económicas. También realizó actividades de beneficencia sobre todo durante su vida en Moscú, manteniendo a muchísimos niños en su escuela de danza, salvándolos del hambre y el frio.

Luna en Escorpión. Intensa y apasionada, pero controlando su gran poder emocional (cuando podía). Su autoimagen se vió afectada por emociones complejas y turbulentas culpa de su escandalosa vida amorosa y sus constantes borracheras pública. Su seguridad emocional se vió mermada por emociones negativas fruto de una intensa y mala gestión de su energía emocional. Fuerte y compleja relación con su madre, a la vez, su papel de madre tras la muerte de sus hijos vivió una profunda transformación. Isadora era una mujer de emociones y sentimientos profundos con emociones leales y obsesivas. De fuerte autocrítica e intensidad sentimental. Había hecho lo impensable: tener dos hijos siendo madre soltera, ser dueña de su cuerpo y de su vida, construir su propia leyenda a su antojo.

A través de su Venus en Géminis tuvo muchísimos amantes. Era una auténtica femme fatale. El baile de Duncan se caracterizaba por movimientos libres y fluidos enmarcados en la máxima expresión emocional interna.

Luna en la Casa VIII. Su identidad femenina se manifiesta a través de su poder y capacidad para transformar las situaciones. Sus emociones no son superficiales y vivó cada instante con mucha intensidad. Su vida sexual también era muy importante eliminando los tabúes o represiones que la inhiban. El descontrol emocional la llevó a vivir crisis y problemas de salud. A pesar de que es un Luna que necesita mucha intimidad, a menudo se cierra en sí misma y no confía en otros que pueden desear conocerla.  


Urano en Casa V oposición Marte en Acuario. Su vida emocional no fue del todo afortunada. Tuvo una hija con el escenógrafo británico Gordon Craig y un hijo con el magnate Paris Singer, ambos murieron en un accidente automovilístico (1913). En 1922 contrajo matrimonio con el poeta ruso Sergei Esenin, de quien se separó más tarde. Después una etapa de carencias económicas llegó a su vida. Su última y dramática aparición en los escenarios fue en la ciudad parisina. Otras fuentes señalan que Isadora era bisexual y una de las relaciones que están más documentadas es la que mantuvo con la escritora Mercedes de Acosta.

Sol en Conjunción con Mercurio. Seguramente tenía una mente poderosa que guiaba inteligentemente su camino. Sus ideas erna intensas y apasionadas y emprendería sus objetivos con mucha decisión y firmeza. Difícilmente fué influenciable y no cambió su camino a menos que haya sido por su propia decisión. Esta confianza en sus propias ideas es la que le condujeron a tener éxito en su estilo de danza. Es probable que haya sido un tanto egocéntrica y muy extravagante en sus opiniones. Con un aspecto de Mercurio con el Sol se tiende a ver las cosas solamente desde la propia perspectiva y a ser algo subjetivo y disfruta al conversar y expresar sus opiniones, pero no siempre escuchando las de los demás. Con una mente clara, un gran amor al conocimiento y a las nuevas experiencias, necesita constantes estímulos y actividades de índole mental. Isadora lo encontraba a través del arte, la música y su extensa lista de amigos y relaciones sociales.

La luna en aspecto inarmónico con Plutón. Es probable que haya tenido que lidiar con una madre autoritaria o manipuladora, y que la relación entre ambas no haya sido muy tranquila. Dentro de usted existen rencores o recuerdos negativos que pueden permanecer dormidos y luego despertar. Perdonar a las personas que le pudieron haber hecho mal y a olvidar aquellos sucesos. De otra manera, su organismo sufrirá y la energía reprimida puede llegar a generar problemas de salud afectando sus áreas femeninas.
 

Deseos y sentimientos intensos, y relaciones personales son profundas, apasionadas y a menudo tormentosas y dolorosas donde fuertes lazos magnéticos poderosos entre uno  y los que ama, tiende a obsesionarse emocionalmente con otra persona. Sus sentimientos se vuelven tan urgentes que hace cosas irracionales y, en algunos momentos de su vida vivió trastornos emocionales periódicos en donde frecuentemente tuvo que romper todos los lazos liberando el pasado y empezando de nuevo como un acto de mera supervivencia emocional.

Sus vínculos con los demás (parejas y amigas) fueron emocionalmente muy intensos y a menudo se conviertieron en dolorosos hasta que logró verse a si misma, y a su prójimo, tal y como respectivamente era: muy frágil y demandante emocionalmente. Isadora, como un buen ejemplo de lunas en relación a la fuerza de Plutón, sufria bloqueos que obstaculizan la expresión de sus verdaderos sentimientos. Fue a través de la danza que estos bloqueos pudieron ser canalizados con un cauce profundo y transgresor hacia su arte.

Marte en Aspecto con Plutón. Posibles obsesiones con las metas que se han propuesto, aunque ponen mucha energía a veces surgen obstáculos por todos los lados. Debido a la mucha energía que ponen en las cosas, se pueden superar. También están ligados con la vida sexual, pero no con la afectividad, sino mas bien con el placer. A partir de la segunda mitad de la vida pueden dar problemas con una necesidad excesiva de placer sexual.


Sol en aspecto armónico con Neptuno. Muy idealistas, inspiraciones espirituales elevadas y rasgos geniales. Emociones refinadas y muy puras. Temperamento muy artístico y delicado y un refinado gusto exquisito por todo lo estético era una mujer sensible y compasiva, idealista y visionaria, con una gran imaginación creativa que, en varias oportunidades sufrió la incomprensión por parte de los demás pero, gracia a su delicadeza y talento natural hacia la belleza y el arte hizo que le den su apoyo.  

Sensible y compasiva. Idealista y visionaria, con una gran imaginación creativa Isadora renunció varias veces en su vida a los deseos materiales y las propiedades en pos de su libertad. Su actitud hacia el poseer, mantener y compartir fluyó acorde a su manera de vivir. De manera consciente o inconsciente siempre pensó la intención de penetrar en la esencia o en lo más profundo del significado de cada etapa de su vida.
    Isadora Duncan


    Isadora Duncan, carta natal 

    Entradas populares