La Emperatriz del Tarot Rider-Waite


Una mujer joven de mirada serena, majestuosa y real, está sentada sobre un sillón. El escudo de Venus, símbolo de la más pura feminidad, está situado a su lado. El cetro que empuña se halla coronado por una esfera, símbolo del mundo. A su alrededor se extiende un parque muy bien cuidado, situado en los márgenes de un bosque atravesado por un río; es la representación del Jardín del Edén, el Paraíso Terrestre.

La representación de este triunfo viene definida por una mujer entronizada, vestida lujosamente y con un cetro de poder en su mano izquierda, el cual esta rematado con un orbe mundial y sobre este una cruz católica; en su mano izquierda sostiene un escudo con un águila, también con clara vinculación al mundo católico. Se trata de una mujer joven, en edad de procrear, coronada y en actitud meditativa. Este Arcano simboliza el poder de lo emotivo, la fuerza de lo instintivo, la sensualidad del amor, la fuerza de las pasiones. También, simboliza la fertilidad. Es una carta, por tanto de cierto equilibrio entre lo instintivo y lo racional.  Define una mujer ideal, completa en todos los aspectos: la amante, la esposa, la amiga, la madre… una mujer que asume todos los roles.

La Emperatriz representa el aspecto visible y tangible de la mujer: su cuerpo, su belleza física, su función reproductora y cuidadora de la vida, su calor y su ternura. Pero no sólo es la madre, sino que es también la amante. Es el darse hacia afuera, el compartirse, el experimentarse como mujer en el mundo, contrariamente al femenino representado por la Papisa que es el aspecto interno, oculto y virginal de la mujer.

La Emperatriz encarna el arquetipo de la Madre. Puede indicar un embarazo o el nacimiento de un niño. Representa aquella fuerza que multiplica, sostiene y nutre la vida. Es la persistencia de la vida, la exuberancia infinita de sus formas, la fuerza y la inteligencia de los instintos, la abundancia de recursos.

Cuando La Emperatriz aparece en una lectura indica un momento en que te sientes pleno y satisfecho. Das y recibes en abundancia, y gozas compartiendo porque todos los recursos que necesitas están llegando desde fuentes seguras y permanentes.  La belleza impregna todo lo que creas y te sientes rebosante de felicidad y profundamente satisfecho. Habla también de un momento de mucha creatividad, en el que compartes tus talentos y capacidades con el mundo mediante obras que los demás pueden apreciar y aprovechar.

La Emperatriz tiene que ver con la realidad material y con nuestra experiencia en el mundo físico. Se relaciona con los cinco sentidos y con todo lo que podemos percibir a través de ellos. Por eso ella representa la sensualidad y el goce de los placeres materiales, así como también se la asocia con la idea de riqueza, abundancia y generosidad. 

Significado invertido

La Emperatriz invertida habla de una muy baja autoestima, y esto se puede expresar también en una postergación constante de las propias necesidades. Siempre los otros estarán primero y tú te pondrás en último lugar creyendo que lo haces por generosidad, pero en verdad lo haces porque crees que no mereces estar delante.

La Emperatriz invertida también habla de cuando te olvidas de darte espacio y tiempo para disfrutar de las cosas buenas de la vida, en especial de todo lo que pertenece al ámbito material. Otras veces se manifiesta como una falta de autocuidado, mala alimentación, no se descansa lo suficiente, descuidas tus espacios y tus posesiones, y así pones en riesgo tu salud y tu bienestar.

En cuanto a los aspectos creativos, la Emperatriz invertida habla de un bloqueo que se puede manifestar como ausencia de ideas, falta de recursos o una inestabilidad de base que dificulta la obtención de resultados concretos. Sientes que, a pesar de tus esfuerzos, nada rinde frutos. No logras encontrar la manera de entregar al mundo lo que tienes para ofrecer, ya sea porque los medios no están disponibles o porque te auto-saboteas. En el fondo, dudas del valor de lo que tienes para dar.

La Emperatriz invertida habla de infertilidad en todos los planos, y podría resumirse como una incapacidad para generar frutos, disfrutar de ellos y compartirlos. Es una mujer tirana, obsesiva con falta de armonía en su interior. Puede indicar una relación de dependencia emocional con la otra persona, un estado reactivo siempre a la espera de cómo reacciona tu pareja ante cualquier acto y de provocación para conseguir emociones intensas. La Emperatriz invertida también puede simbolizar problemas con el embarazo, ya sea infertilidad o un embarazo no deseado.

También, puedes ser sobreprotector con alguien amado y estar forzando la relación; una madre sofocante y demasiado exigente.

Por último, en cuestiones ligadas con la espiritualidad, la carta La Emperatriz apareciendo invertida nos informa que debemos escuchar más a las mujeres que nos rodean, ya sean parejas, madres, familiares o sencillamente amigas. La energía femenina tiene mucho para enseñarnos en el campo de la espiritualidad en este momento de nuestra vida.

En resumen, La Emperatriz en esta posición no es necesariamente negativa, sino que viene a indicarnos determinadas cuestiones o a despertarnos en ciertas facetas de nuestra personalidad que pueden estar algo dormidas y mal encausadas.

Ahora ya cuentas con una información trascendente si te toca vivir la aparición de esta carta en medio de una tirada de tarot.

La Emperatriz del Tarot Rider-Waite

Entradas populares